Foto: Orlando Cáceres.

Durante el ‘Hay Festival Arequipa‘ se vivió la llegada de múltiples escritores reconocidos. Una de las autoras que vino a la Ciudad Blanca para los eventos fue la colombiana Vanessa Londoño, quién lanzó «Asedio Animal» (2021). En esta oportunidad, la entrevistamos sobre su opinión de la unión entre el periodismo y la literatura; además de las maneras como esto se viene llevando a cabo.

El año pasado lanzaste tu libro «Asedio Animal» en el que expones el problema de la violencia ¿Consideras que plasmarlo en literatura es la mejor manera de hacerlo?

No sé si la mejor, pero evadirlo tampoco. Me parece importante hacer memoria y no dejar que los recuerdos se olviden. Lo importante es intentar dejar un registro.

¿Esto registro que se busca es como el dicho ‘quién no conoce su historia está condenado a repetirla’?

Pues…Me parece interesante la reflexión que hace Elena Garro en ‘Recuerdos del Porvenir’. Solo el título habla de esa tensión en la que vivimos varios países de Latinoamérica, en la que el pasado tiene hallazgos en el futuro, como que prácticamente estemos repitiendo la misma historia. Pienso que el registro de la escritura tiene un compromiso con esa importancia de la no repetición.

¿Podría haber otro proposito de la escritura aparte de este registro?

Hay una frase que me gusta mucho que dice que ‘el compromiso de la literatura es con la literatura’. También hay una busqueda literaria en la novela, no solo una histórica.

¿Crees que hacerlo como una novela de no ficción hubiera sido algo bueno?

Como lo recalqué antes, no sé cual sea el mejor método. Creo que cada artista y persona hace su busqueda. Yo la hice porque son los recursos que tengo. Alguien más lo hará distinto, y no creo que haya una manera mejor que la otra. Sobre las novelas de no ficción, considero que todas las busquedas son legítimas. Si alguien cree que su busqueda está por medio de la no ficción, me parece igual de valido que por la ficción.

Al ser Latinoamérica un lugar con múltiples problemas ¿La consideras una fuente inagotable de historias?

Sí, obviamente. Creo que todos los territorios son fuentes inagotables, no solo Latinoamérica. Todos los territorios siempre van a ofrecer tantos ángulos como lugares de enunciación, como personas, como reflexiones existan en la tierra.

¿Cuáles son las principales problemáticas que se pueden abordar por lo que se vive actualmente?

Son infinitas, porque hay tantas personas distintas, tantos lugares de enunciación distintos, tantos prismas desde donde ver el mundo que se me hace imposible agruparlas. Por lo tanto sí, son infinitas las problemáticas que se pueden abordar en estos temas. Dependerá de cada quién y de la historia que salga de esa luz y de ese prisma.

¿Cómo crees que se está dando el cruce entre el periodismo y la literatura?

Hay grandes obras del periodismo que tomaron herramientas de la literatura para contar sus historias. Me parece que es una ganancia para ambas disciplinas. Tanto para la literatura, como para el periodismo. Esto último porque ambas se están nutriendo constantemente una a la otra. Me parece que es lindo para ambas. Las dos reflexionan sobre que historias contar y como hacerlo. Por eso considero que son vecinas y van juntas. Además de esto, las une la lengua y como esta es infinita, considero que siempre van a estar juntas desde distintos lugares.

¿Quienes consideras que son los principales escritores y escritoras que están ‘tomando la batuta’ del periodismo literario?

De esa mezcla entre literatura y periodismo, Leila Guerriero es una gran escritora y ha demostrado que el periodismo puede ser también literatura. Cuando leemos a Leila hay un pacto de que lo que estamos leyendo es periodismo, pero la escritura de Leila es literaria.

¿Consideras que en tu país, Colombia hay figuras que logren realizar este periodismo literario?

Creo que el gran cronista y el arquetipo del cronista por excelencia siempre fue ‘Gabo’ (Gabriel García Márquez). No creo que haya un florecimiento ahora. Yo lo considero una tradición, ya que en Colombia hay un gran interés por la crónica periodística.

¿Consideras que hay alguien que quiere tomar la batuta de Gabriel García Márquez?

No sé si tomar la batuta. Hay varios escritores, escritoras y periodistas que no necesariamente están recibiendo un legado. Lo que sucede con ellos es que están haciendo sus busquedas. Por una necesidad personal, pero también porque un país como Colombia lo reclama.

¿Qué otros proyectos tienes por el momento?

Estoy escribiendo otra novela. Sin embargo, está se encuentra en una etapa muy preliminar todavía. Estoy reflexionando sobre lo que quiero hacer por el momento. No sé si sea una necesidad literaria. Creo que es una busqueda o un gusto, pero siempre desde la ficción.

¿Cuál es el mensaje principal que le quieras dejar a los jóvenes periodistas que quieran contar sus historias desde un punto de vista más literario?

Una reflexión que me hice recientemente es el tema del lugar de enunciación. No solo saber que historia contar, sino que también desde que punto contar. Creo que se debe escoger un buen punto de vista. Saber quién cuenta la historia ¿No?

Por Orlando Cáceres Vides.

Fuente: Entre Líneas Cultura.

Te puede interesar: Hay Festival terminó sus eventos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí