El gerente general de la Sociedad Eléctrica del Sur Oeste (Seal), Paúl Rodríguez Ochoa indicó que la empresa no tuvo ningún tipo de responsabilidad por la muerte del niño de 10 años de edad que fue operado con luces de celular en el hospital Goyeneche.

Además, calificó al suceso como un problema netamente interno del hospital, ya que para este tipo de situaciones deberían tener un grupo electrógeno tal como lo establece la norma, indicó.

Paúl Rodríguez Ochoa, gerente general de SEAL

Recordemos que los médicos que operaron al pequeño Yoshu (menor de 10 años de edad operado con luces de celular) indicaron que los equipos de soporte vital nunca dejaron de funcionar y que el tumor extraído de la cabeza del niño, estaba enraizado al tronco cerebral, una parte muy delicada de la cabeza, por lo existía un alto riesgo en esta operación.

El pequeño murió hace una semana después de estar en coma por más de 6 días. Su padre, Pedro Catari presentó una denuncia por negligencia médica porque considera que la salud de su hijo de agravo por el corte del fluido eléctrico. Las investigaciones de este caso siguen en curso, Catari solo pidió que las autoridades de Salud equipen adecuadamente el hospital, para evitar que se repita una situación similar a la que vivió su hijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí