Foto: Difusión

En Bélgica, Amberes, en el buzón habilitado para abandonar bebés de forma anónima, se encontró un recién nacido. Cabe resaltar que este es el primero desde el 2019.

«Por ahora soy el guardián de este pequeño milagro. Mis hijas llamaron al bebé Finn. Al pequeño Finn no le faltará de nada», comunicó Bart De Wever, alcalde de la ciudad.

Desde hace dos décadas, este «buzón» es un sistema de abandono que fue ideado por la organización Moeders voor Moeders (Madres para Madres). Desde el año 2000, se han recibido 19 bebés. La cifra más alta de abandonos fue de cuatro bebés, en el 2018. Según el sistema, la entidad sin fines de lucro se hace cargo del bebé por unas semanas para luego iniciar con trámites de adopción.

Los buzones también están habilitados en países como Alemania o Suiza, donde operan de manera similar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí