Foto tomada de una sesión del 2019 con su actual baterista Ray Luzier (Cortesía de Wikimedia.commons).

A finales de la década de los 90s, varios géneros tuvieron su momento de gloria, entre los que se puede destacar el brit pop, rock alternativo y el nu metal. Este último tuvo como principales exponentes a la banda estadounidense Korn, compuesta en aquellos años por el vocalista Jonathan Davis, el bajista Reginald “Fieldy” Arvizu, los guitarristas James “Munky” Shaffer y Brian Phillip Welch y el baterista David Silveria. Esta agrupación fue la que puso los cimientos para aquel género que combinaba el metal con el hip hop, inspirando a otros grupos como Limp Bizkit y Slipknot.

En el año 2002 sacaron uno de sus discos más controversiales por su cambio de sonido, pero uno de los más queridos por algunos fanáticos, este es el “Untouchables”. De este álbum se desprenden temazos como “Here To Stay”, “Alone I Break” y “Thoughtless”. Sin embargo, el día de hoy hablaremos sobre “Make Believe” y “One More Time”.

“Make Believe” inicia de una manera relajada, esta se siente completamente tranquila hasta la irrupción de la voz de Jonathan, que juntamente con los sonidos industriales forma un ambiente sumamente tétrico en el que se percibe una enorme bulla por parte de las guitarras que poco a poco van subiendo su poder en el coro. Pasando al segundo verso, volvemos a sentir ese terror que infunde la canción, como si estuviéramos en una película de suspenso. Terminando esa parte, se nota el descanso de la instrumental, con el que la banda da una pausa que luego pasa a la destrucción que acostumbran poner en sus discos. La canción finaliza con un icónico y apocalíptico coro final. La letra nos relata la historia de una persona que no ve el crecimiento de sus proyectos, y esto le enoja. Tal y como dice en esta parte de la letra:

“Dolor desde el inicio / Todos mis sueños son desgarrados / Agradeciendo a toda la maldita gente / Son todas las cosas que he salvado”.

“One More Time” empieza con la intromisión de un efecto peculiar, que se siente como si fuera en reversa. Después llega la batería, que marca el ritmo de una manera enorme. En el verso, se oye como Davis utiliza la vocalización a dueto con sus voces más graves. En el coro, se oye como Jonathan vuelve a ser un auténtico intérprete de lo que se quiere mostrar en su canción, haciéndola suya. Mientras la pista avanza se percibe como todo incrementa su intensidad. La pausa que se da el puente, al contrario de relajar, aporta una tensión por los efectos percibidos, además que la violenta voz de Jonathan no apoya para sentir algo más feliz. Todo finaliza con un último coro y una vuelta instrumental. La letra cuenta sobre una persona que quiere saber más sobre ella, ya que su vida no ha sido más que desgracia y enojo. Eso se puede apreciar en esta parte de la letra:

“Atrapado en los rincones de mi mente / Empezando una vez más / Sustituyéndome (tomando todo lo que es mío) / Una vez más”.

Como hemos podido apreciar, varias veces nuestra vida podrá verse rodeada de situaciones que malogren nuestro día, sin embargo siempre será bueno ver otros lados de la moneda, para poder entendernos una vez más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí