Un baile protagonizado por el vicepresidente panameño, José Gabriel Carrizo, y otros altos funcionarios en plena pandemia se volvió un escándalo en Panamá y llevó al Gobierno a ofrecer este jueves sus «disculpas sinceras a todas aquellas personas que se pudieron sentir ofendidas».

Las imágenes del vicepresidente bailando alegremente con una artista que actuaba en el evento conmemorativo del primer año del plan social Panamá Solidario, celebrado anoche en el capitalino Centro de Convenciones Atlapa, se volvió este jueves tendencia en las redes sociales y centró los noticieros matutinos.

La lluvia de críticas al Gobierno de Laurentino Cortizo por este evento van desde acusarlo de estar desconectado de la realidad hasta de indolente, porque «no hay nada que celebrar» tras un año de pandemia que ha dejado más de 6.000 muertos, como han sostenido políticos de oposición.

Este nuevo escándalo de altos funcionarios supuestamente violando normas de bioseguridad impuestas por el Ministerio de Salud (Minsa) involucra a Carrizo, muy cuestionado por su presunta vinculación con supuesta corrupción en las compras de emergencia por la pandemia, unas denuncias siempre negadas por el Ejecutivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí