Fotografía de la agrupación en 1988 (Cortesía: Wikimedia.commons).

En la década de los 80s, en Chile, salió una de las agrupaciones más reconocidas del rock latinoamericano, Los Prisioneros, compuestos por el cantante Jorge Gonzáles, el guitarrista Claudio Narea y el baterista Miguel Tapia. Ellos fueron de aquellas bandas que se inspiraron del sonido electrónico que venía de Europa con agrupaciones como Depeche Mode, Ultravox, etc; que con letras que hablaban de la problemática política de su país, y un ritmo pegajoso, supieron posicionarse en la mente de su público. Esto logró que tuvieran canciones exitosas como “Estrechez de Corazón”, “Tren Al Sur” y “La Voz de Los ‘80”.

En el año de 1986 lanzaron uno de sus discos más aclamados, no solo por el público, sino que por la crítica. Este es “Pateando Piedras”, y tiene algunas de las mejores canciones de la agrupación, como “Quieren Dinero”, “Por Qué No Se Van”, y su pista convertida en himno, “El Baile De Los Que Sobran”. Sin embargo, el día de hoy hablaremos de “Estar Solo” y “Exijo Ser Un Héroe”.

“Estar Solo” inicia con una introducción electrónica y aplastante. La voz de Jorge Gonzales se siente grave y profunda en la gran mayoría de la canción. Mientras la pista avanza, la presencia de una melancólica guitarra se vuelve más notoria, añadiendo un ambiente más triste de lo que ya se siente en la canción. La letra habla de cómo las personas se llegan a sentir diferentes, y como esto las lleva a la soledad, sin embargo existe un punto en el cual se dan cuenta que el mundo es muy grande para estar solo. Tal y como dice este extracto de la letra:

“Estoy bien / Me siento bien / Entero este es un planeta muy inmenso como para estar solo”.

“Exijo Ser Un Héroe” es una canción más movida, ya que empezamos con unos platillos que, a pesar de sonar silenciosos, son veloces. Después de eso, escuchamos la fusión entre efectos y una guitarra, la cual resulta para ser una canción bailable para unos, y reflexiva para otros (cada uno sabrá como disfrutarla). La pista tiene una especie de solo, por parte de un instrumento de viento, emulado por un sintetizador, el cual después da paso a un ahogado solo de guitarra. Seguidamente escuchamos ese ambiente risueño, que se une con la voz de Jorge Gonzales, y para terminarlo todo, otra bonita sección con el sintetizador. La letra habla de las personas normales, en otras palabras de aquellas personas que no destacan del resto, pero que están dispuestos a dar todo por aquello en que desean. Eso se puede apreciar en este pedazo:

“Es cierto no tengo como ser un galán / Tampoco un aire solemne de intelectual / Vivo con mi familia y no me drogo / Cómo ven no soy muy artista / Pero estaré en los escenarios y en las fotos de los diarios”.

Como hemos podido apreciar, los seres humanos podemos llegar a sentirnos desamparados por ser diferentes, guiándonos a que nuestra vida social se encuentre desértica. Sin embargo, hay que reconocer que, como dice la canción, este es un planeta muy inmenso para estar solo. Siempre podremos confiar en alguien, y ¿Quién Sabe? Con eso podrían lograr ser sus propios héroes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí