Concierto de MGK en Birgmingham del Reino Unido en 2019 (Cortesía: Flickr).

A principios de la década pasada, hemos podido ver el surgimiento de nuevos artistas en la escena musical mundial, los cuales trajeron nuevas propuestas. Uno de estos, fue el rapero norteamericano Machine Gun Kelly, que en los aquellos años realizó de manera satisfactoria temas que iban entre el rap y trap, siendo algunas de sus canciones más conocidas “Candy”, “Till I Die” y “At My Best”.

El año pasado sacó lanzó un disco distinto dentro de toda su discografía, “Tickets To My Downfall”, acompañado por Travis Barker, baterista de la banda Blink-182. En este trabajo se mezcla ese sonido trap con el pop punk que predominó en la primera década del nuevo milenio. A pesar del contexto actual, logró ser uno de los más escuchados, teniendo éxitos enormes como “my ex’s best friend”, “bloody valentine” y “forget me too”. Sin embargo, el día de hoy nos toca hablar de “all i know” y “concert for aliens”.

“All i know” empieza de una manera tranquila, arrancando con una guitarra relajada, la cual da paso a una fusión entre la percusión de trap y la feroz batería, sonando ambas como si estuvieran programadas por computadora. Mientras la pista avanza, uno se fija en la manera como se intercalan ambas formas para tocar el ritmo de la canción, pasando del trap a la batería programada y después a una acústica con la que se puede mostrar el poderío de la instrumental. La pista finaliza con esa percusión de trap inicial. Pasando a la letra, esta nos relata cómo es que una persona se siente incomprendida en el mundo y como no hay nadie para ayudarla, tal y como dice en este fragmento:

“Todo lo que sé es que no sé nada / Todo lo que sé es que no sé nada en absoluto / La gente habla, pero no dice nada / Todo lo que sé es que no, no sé nada en absoluto”.

“Concert for aliens” es una pista veloz, con la que se siente la furia de los instrumentos, la voz de Machine se intercala con distintas texturas, gracias a la producción, la cual le está dando una variedad a su canto. El coro es casi igual al verso, por el enojo que da la base, mientras la canción avanza se nota que se juega perfectamente con aquellas dinámicas que hacen de la canción algo sublime para el oído de cualquier punketo. Pasado un relajado puente, se percibe un solo alegre que pasa rápidamente. El final de la canción es marcado por un coro enérgico y brillante. La letra está compuesta, casi en su totalidad, por metáforas, que hablan sobre como la vida de Machine no siempre está bien y varias veces necesita ayuda, tal y como se infiere en el siguiente extracto:

“Mi vida es una montaña rusa, una montaña rusa / Sácame de esta montaña rusa”.

Como hemos podido observar, la vida no es algo fácil, varias veces tendremos problemas que nos inunden y nos hagan sentir incomprendidos en este planeta, y muy posiblemente creamos que será en el espacio exterior donde nos sintamos bien. Sin embargo, solo es cuestión de encontrar buena compañía, con la que se pueda compartir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí